La inolvidable presentación de “Poemas de la realidad secreta”, en la Sociedad de Escritores de Chile

El 25 de junio del presente año, se presentó en la sociedad de Escritores de Chile, la antología de Jorge Teillier, publicada en España por la prestigiosa Editorial Visor con el título de Poemas de la realidad secreta, a las 19:30 pm. La selección y prólogo de dicha obra, estuvo a cargo de quien escribe estas líneas. Aquella tarde había mucha expectación, nadie sabía la convocatoria que tendría el evento. La hora de partida fue puntual. Carolina Cárdenas, —parte de Somos Polen—, estaba en la puerta como anfitriona del esperado lanzamiento. Para nuestra sorpresa el lugar se desbordó en personas que Carolina iba ubicando, tanto en las escaleras como en el segundo piso.

La apertura la dio un extraordinario dúo de contrabajo y acordeón, pertenecientes a ‘Somos Polen’. Los discursos de bienvenida la dieron Jorge Calvo, representando a la Sociedad de Escritores de chile y Daniel Martínez Aldunate, representando a ‘Somos Polen’. Después María Teresa Cárdenas —moderadora del lanzamiento y sub- editora de Artes y Letras del diario El Mercurio—, conversó acerca de la génesis de la compilación. Surgieron anécdotas y se profundizó en el criterio de selección, presentado Véjar.

Luego se le dio el paso a Francisco Aravena, quien musicalizó de manera magistral con ritmo de blues, el poema «Nieve Nocturna».

¿Alguien podría olvidar estos, versos escritos por Teillier a los 19 años? A continuación, alguno de ellos:

                ¿Es que puede existir algo antes de la nieve

                 Antes de esa pureza implacable,

                 Implacable como el mensaje de un mundo que no amamos

                 pero al cual pertenecemos

                 y que se adivina en ese sonido

                todavía hermano del silencio.

                ¿Qué dedos te dejan caer,

                pulverizado esqueleto de pétalos?

                Ceniza de un cielo antiguo

                que hace quedar solo frente al fuego

                escuchando los pasos del amigo que se va,

                eco de palabras que no recordamos,

                pero que nos duelen como si las fuéramos a decir de nuevo.

Imagínense toda esa cascada de imágenes musicalizadas, y repentinamente se acerca Ximena Edwards al pódium, donde estábamos presentado los Poemas de la realidad secreta con María Teresa, y deja un sobre para mí sobre la mesa, enviado por Jorge Edwards. Para sorpresa nuestra, él estaba en el público y lo fuimos a buscar para traerlo a la mesa y que hablara libremente de su amigo. Accedió de inmediato y partió una charla inolvidable. Recordó al Teillier de su juventud y su aparente erudición de cosas inútiles. Una de las historias verídicas, contada por Edwards aquella tarde, es la siguiente: “Teillier fue invitado por el Ministerio de Cultura de Panamá, a un festival de poesía, a fines de los años ochenta. Le asignaron su alojamiento, en el Hotel Soloy, ubicado en la ciudad de Panamá. Como de costumbre Teillier bajaba temprano al bar. Allí conoció al manager de Mano de Piedra Durán. Teillier le habló de Raúl Caravantes y de Fernandito y de Godoy. Y, por cierto, habló de Mano de Piedra. La precisión y análisis de esos cuatro boxeadores que exponía Teillier, deslumbraron al manager. Este último agregó: “Venga a ‘La Hora Feliz’, tendrá una sorpresa. Lo esperaré en este mismo lugar”. ¡Vaya sorpresa! Horas más tarde, le presentarían a Mano de Piedra Durán, con quien compartió más de una copa. Eso era también Jorge Teillier”, concluyó Edwards.

En seguida, habló de sus visitas al Molino del Ingenio, fundo ubicado entre La Ligua y Cabildo, perteneciente a la región de Valparaíso.  Allí Teillier tenía una pequeña casa de madera, rodeada de libros y con chimenea y una mesa para escribir. En el muro había puesto postales, fotografías de su hija Carolina y de su abuelo francés que había llegado desde Bordeaux al sur de Chile, a fines del siglo diecinueve. Tantas historias y recuerdos vívidos. En primera fila estaba Colombina Parra y Beatriz Ortiz de Zárate, quien fuera su última esposa y a quien le dedicara su celebre poema «En la secreta casa de la noche».

Era un auténtica fiesta poética la que se vivía en ese momento. María Teresa Cárdenas brillaba con sus intervenciones. Y ahí comenzó el tributo de los poetas a Jorge Teillier. Colombina eligió su poema favorito. María Teresa, Sergio Rodríguez Saavedra y Leo Lobos, manifestaron también sus preferencias teillierianas. Y para finalizar esa tarde-noche inolvidable, se presentó Victoria Herreros Schenke.

Fue un acto organizado por ‘Somos Polen’, en tributo a Jorge Teillier y la antología que ahora circula por toda Hispanoamérica y cuyo título es Poemas de la realidad secreta, publicada por Visor, en España. Dicha antología que representa lo mejor de Teillier y la realicé en Quintay, a fines del 2018 y que fue un sueño que se hizo posible materializándose en un libro que espera perdurar en el tiempo.

 

Nota Escrita por Francisco Véjar

Dejar un comentario